Martín del Yerro Cirujanos Plástico. C/ General Ampudia, 6. Madrid 28003. ☎ 91 535 24 02.

Buscador

Seguridad y experiencia

¿Cual es la posición anatómica ideal del implante mamario?

La Revista de Cirugía Estética ha realizado una entrevista al Dr. Emilio Moreno sobre la localización anatómica de los implantes mamarios. El Dr. Moreno nos explica que la posición ideal es siempre la submuscular.


La Revista de Cirugía Estética:  
Subglandular, subfascial, subpectoral y submuscular ¿Qué diferencias hay?

Dr. Emilio Moreno:
En la posicion subglandular el implante se sitúa inmediatamente por debajo de la glándula mamaria, existiendo un contacto intimo entre el implante y el tejido glandular; en este caso por debajo del implante queda el músculo pectoral con su fascia incluida.
En el plano subfascial el implante se encuentra posicionado en un espacio virtual creado entre el músculo pectoral y su fascia, que es una especie de fina cubierta que lo cubre; En este caso por debajo del implante queda el músculo pectoral y por encima la fascia muscular y la glándula.
En la posición subpectoral o submuscular el implante se sitúa por debajo del músculo pectoral realizándose una desinsercion parcial de dicho músculo en la parte inferior para evitar que la contracción muscular desplace el músculo hacia arriba; algunos cirujanos distinguen entre subpectoral, entendido como debajo del músculo pectoral con desinserción parcial del mismo, y submuscular, entendido como debajo del pectoral sin desinserción del mismo. En mi opinión cualquier plano submuscular debe incluir una desinsercion parcial-inferior del pectoral, puesto que de otra manera la movilizacion del implante hacia arriba cuando se contrae el pectoral es muy probable y nada estética.
De izquierda a derecha:
Subglandular, submuscular y subfascial.
Revista:
¿Cuál es la ideal?
Dr. E.M:
Esta pregunta no se debe responder de forma categórica y precisa de una explicación detallada del porqué.  Lo que hacemos deriva de nuestra formación y de nuestra experiencia con miles de cirugías, y estamos convencidos que es lo mejor que podemos ofrecer a nuestras pacientes.
Es evidente que la naturalidad debe ser el principal objetivo cuando se realiza un aumento mamario. En pacientes delgadas y/o con muy poca mama la mayor parte de la mama futura se debe al implante, y por eso en estos casos el plano submuscular es el ideal, porque de esa manera hay “mas tejido” entre la prótesis y la superficie cutánea, de forma que los bordes del implante no se ven, es más difícil palparlos, y el resultado que se consigue es el más natural posible. En estas pacientes la implantacion subglandular o subfascial podría no aportar una cobertura suficiente de la prótesis, dando a la mama un aspecto artificial.
En pacientes que tienen mama y/o con tejdos gruesos y que desean un aumento la ventaja del plano submuscular frente al subglandular o subfascial en lo que a la naturalidad del resultado se refiere no es tan clara. Pero desde mi punto de vista la ventaja del plano submuscular deriva de su mayor efectividad en la reducción de la contractura glandular o “encapsulamiento” de la prótesis. La causa de la contractura capsular es multifactorial, pero el punto clave es la contaminación de la prótesis por bacterias saprofitas (que viven en nuestro cuerpo sin causar daño y que son necesarias); dicha contaminación suele producirse en el momento de la introduccion del implante por la fricción con la piel pero la procedencia de dichas bacterias puedes ser la glándula mamaria. Por tanto parece evidente que evitar o reducir el contacto directo entre el implante y la glándula es una maniobra útil  para prevenir la contractura capsular. Y en este sentido es obvio que el plano subglandular, en el que el contacto prótesis-glándula es total es una mala opción.
La Revista:
¿Pero qué sucede con el plano subfascial? ¿Aísla con igual efectividad el implante de la glandular que el plano subpectoral ?
Dr. E.M:
En nuestra opinión no es así, porque la fascia pectoral es un tejido muy fino y es muy complicado levantarla sin que exista  alguna zona donde la glándula contacte con el implante. Por tanto, en nuestra opinión, el plano subpectoral es el que mejor aislamiento entre la prótesis y la glándula.


La Revista:
¿La colocación subglandular y subfascial dificultan las mamografías? ¿Por qué?
D: E.M:
En teoría estos planos no deben crear distorsiones en la imagen radiológica de la mama, pero es obvio que para el radiólogo es mas fácil la interpretación si tenemos una frontera entre la glándula y la prótesis, en este caso el músculo pectoral.


La Revista:
 Dr Moreno, es cierto que la colocación sub-muscular  es una técnica agresiva que desgarra el músculo pectoral y que produce limitaciones en el movimiento? ¿Es más agresiva la colocación sub-pectoral que la subglandular o subfascial?
Dr. E.M:
La colocación submuscular de los implantes implica una desinserción parcial del músculo pero en nuestras manos el abordaje submuscular se hace siguiendo los planos anatómicos adecuados y la desinserción se hace de una forma completamente milimétrica y precisa, utilizando en todo el proceso el bisturí eléctrico y localizando y coagulando los vasos sanguíneos bajo visión directa, de forma que el sangrado es inexistente y el daño a los tejidos mínimo. En ningún caso se puede hablar de agresividad ni de desgarro, por lo menos en las cirugías que nosotros hacemos.



El gran dolor que produce la colocación submuscular es un mito cuando las cosas se hacen como deben hacerse. Nosotros tratamos muy bien a los tejidos de nuestras pacientes para que el cuerpo de las mismas las trate muy bien a ellas en el postoperatorio. Me reitero, nunca utilizaría esos términos (agresivo, desgarro, doloroso) para los abordajes submusculares que realizamos nosotros.
   
La Revista:
¿Una  mujer deportista puede tener los implantes bajo el músculo?
Dr. E.M: Por supuesto. Lo que sucede es que la desinserción del pectoral debe ser muy precisa para que el implante no se mueva al contraer el pectoral. En cuanto a la limitación funcional es inexistente, porque la desnutrición no implica ni a un 20% de la superficie del músculo
La Revista:
¿Es cierto que la colocación sub-pectoral es una técnica antigua que ha sido superada por la colocación subfascial? ¿La colocación bajo la fascia (lo que algunos llaman técnica subfascial)  es la última revolución en cirugía mamaria?
Dr. E.M:
Nada más lejos de la realidad. Las ventajas del plano submuscular siguen siendo las que son. Esto no se trata de moda ni de ofrecer cosas nuevas porque sí. En mi opinión el plano subfascial es una evolución del plano subglandular que no llega a aportar suficiente tejido para conseguir naturalidad en pacientes delgadas ni es un aislamiento tan eficaz entre prótesis y glándula como el plano submuscular en lo que se refiere a reducir la incidencia de contractura capsular. Lo que sí creo es que es una herramienta de marketing para aquellos que no se encuentran cómodos con el plano submuscular porque realizan abordajes muy cruentos o no dominan la desinserción precisa con bisturí eléctrico.
Cuidado con las novedades; algo no es bueno solo por ser nuevo. En palabras de Tom Biggs, uno de los padres de la cirugia plastica, “No todo lo nuevo es bueno, pero todo lo bueno alguna vez fue nuevo”; y en nuestra opinión, el plano submuscular es el ideal  por todas las razones que ya hemos dado.
La Revista:
¿En pacientes con fibromialgia se pueden colocar los implantes subpectorales?
Dr. E.M:
En estas pacientes la posición del implante no influye en la evolución de su cuadro, y el que diga que uno u otro afecta a la evolución del mismo, simplemente se lo inventa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...