Martín del Yerro Cirujanos Plástico. C/ General Ampudia, 6. Madrid 28003. ☎ 91 535 24 02.

Buscador

Seguridad y experiencia

Tratamiento de recuperación tras el lifting

El lifting  (ritidectomía) se puede realizar en: la cara, frente y cuello y en líneas generales consiste en: despegar la piel de sus tejidos subyacentes, estirar y colocarla a una tensión y dirección adecuada, eliminar la flacidez tensando la musculatura, reducir las arrugas prominentes y extirpar el exceso de piel sobrante.
La mejoría y duración de los efectos de esta intervención, dependen de la experiencia y habilidad del cirujano plástico. Asimismo influye la calidad y consistencia de la piel, y la estructura ósea y muscular de la cara.
Para acelerar la recuperación y lograr una reincorporación más temprana a la vida social y familiar hemos desarrollado dentro de nuestro protocolo QRP de atención post-cirugía, un tratamiento específico. Este tratamiento, pionero a nivel mundial, acelera la recuperación y proporciona un periodo postoperatorio más confortable.
 
 
El tratamiento básico consiste en la aplicación de drenaje linfático manual (DLM). También utilizamos, cuando son necesarios: ultrasonidos, kinesiotape y otras técnicas manuales como por ejemplo la inducción miofascial.
 
 
Es normal la presencia de edema (hinchazón) y equimosis (cardenales) en los tejidos durante los primeros días.  Las cicatrices se muestran ligeramente enrojecidas durante un periodo de tiempo tras la cirugía, generalmente de 6 a 12 semanas. A medida que las cicatrices evolucionan, el enrojecimiento se va atenuando y las cicatrices toman un color similar al de la piel circundante, hasta casi desaparecer.
 
 
El sistema linfático facial se ve afectado en menor o mayor medida por: las incisiones realizadas, por el despegamiento de la piel y por las cicatrices residuales. El daño del sistema linfático es en parte responsable de que persista el edema postoperatorio. El terapeuta debe conocer las nuevas vías de drenaje formadas y adaptar las maniobras de drenaje linfático.
 
 
El Drenaje Linfático Manual (DLM) ayuda a eliminar más rápidamente el edema, acelera la recuperación del tejido y disminuye los dolores o molestias postoperatorias. En el lifting facial se pueden lesionar los vasos linfáticos superficiales por esa razón el edema puede persistir varios días. El daño linfático sumado a la presencia de cicatrices obliga al terapeuta a realizar el drenaje linfático de manera muy diferente a como se realiza en una persona no operada.
En las primeras sesiones se realiza el drenaje linfático con suavidad, precisión y prudencia; limitando al máximo el desplazamiento de la piel. Siempre se debe aplicar el drenaje linfático siguiendo las direcciones adecuadas de drenaje. En algunas zonas puede aparecer fibrosis, si esto ocurre la tratamos con ultrasonidos y masaje anti-fibrosis localizado.

Las sesiones de tratamiento post-lifting las comenzamos a realizar el día siguiente a la cirugía, en la misma habitación del hospital, en el denominado masaje intra-hospitalario. Las posteriores sesiones estarán coordinadas con las curas postquirúrgicas y revisiones médicas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...