Martín del Yerro Cirujanos Plástico. C/ General Ampudia, 6. Madrid 28003. ☎ 91 535 24 02.

Buscador

Seguridad y experiencia

Entrevista al Dr. Moreno en La Revista de Cirugía Estética

Dr.  Emilio Moreno, comencemos hablando sobre una de las noticias sobre cirugía mamaria más alarmantes de los último años la retirada de los implantes PIP ¿Cuál es su opinión al respecto?

Según ha informado la prensa y ha comunicado la AEMPS (Agencia de Medicamentos y Productos Sanitarios) se trataba de unos implantes fabricados con un gel de silicona de calidad inferior al que declaraba el fabricante, lo cual afecta directamente a la durabilidad de la prótesis. En nuestro caso estamos absolutamente tranquilos porque nunca hemos utilizado esos implantes, que incluso con los datos que ofrecía el fabricante no alcanzaban nuestros estándares de calidad para un implante mamario. 

Dr Moreno: ¿Qué deben hacer las mujeres que llevan implantes PIP? ¿pueden dar de mamar si se quedan embarazadas? ¿Deben retirarse los implantes?

Todavia se desconoce cuál es la magnitud del problema; es decir, si las prótesis con el gel de baja calidad son solo una partida o si son todas. De ser todas las prótesis las afectadas y dado que la rotura parece bastante probable, las pacientes deberían plantearse su sustitución en un tiempo prudencial. En realidad el problema no es diferente al que existía con las prótesis de gel líquido, que algunos cirujanos siguen usando hoy en día. Estos implantes tienen una durabilidad limitada a 10-12 años y las pacientes deben conocer ese dato y la necesidad de someterse a una nueva intervención en unos años. Pues bien, con los implantes de PIP sucede algo similar. Mi recomendación seria realizar un recambio de implantes por unos de gel cohesivos en todas las pacientes portadoras de prótesis PIP en un plazo nunca superior a 10 años desde que se implantaron las prótesis PIP.

En cuanto a lo de la lactancia, no existe ningún inconveniente para que una mujer portadora de implantes amamante a sus hijos con absoluta normalidad. Aun en el supuesto de que el implante estuviera roto no existe ningún riesgo ni para la madre ni para el recién nacido.

Dr. Moreno: ¿Usted solo opera aumentos mamarios con anestesia general? ¿Por qué?

Porque con una anestesia general se controla de una forma precisa la dosis de anestesia que pasa al torrente circulatorio y el control de la paciente en lo que se refiere a respiración con constante vitales se realiza de forma exhaustiva y durante toda la intervención. Sin embargo con una anestesia local no controlamos de una manera tan exacta la cantidad de la misma que pasa al torrente circulatorio y además al no estar la paciente en una ventilación controlada un pico de anestésico en sangre podría dar lugar a una depresión respiratoria. Por otro lado, para poner unos implantes submusculares, la dosis de anestésico local que hay que utilizar es bastante grande. Hay que abandonar el mito de que la anestesia local es más segura.

Dr. ¿Qué opina de la utilización del ácido hialurónico para dar volumen al pecho?

Puede ser una alternativa para pacientes que desean aumentos muy discretos y a las que no importe el hecho de que sea una solución temporal. Pero en mi opinión con el hialuronico no se tiene control sobre la forma de la mama o al menos de una forma tan precisa como lo témenos con los implantes anatómicos de gel cohesivo.

Dr Moreno, en la prensa hemos empezado a leer sobre intervenciones que quitan grasa del glúteo o el abdomen y luego la trasfieren al pecho ¿Puede hacerse esto realmente? ¿Es eficaz?

Puede hacerse, pero al igual que con el hialuronico solo vale para aumentos muy discretos y renunciando al remodelado de la mama que se consigue con los implantes anatómicos de gel cohesivo que en mi opinión es muy importante cuando se trata de conseguir resultados bellos y duraderos. Frente al hialuronico la grasa tiene la ventaja de que no se reabsorbe.

Sabemos que se están haciendo reconstrucciones parciales de pecho con células madre ¿Usted cree que en un futuro cercano será una alternativa a la cirugía con implantes mamarios? ¿Podrá aumentarse un pecho con células madre?

Es posible, pero es un camino que aún está por recorrer y que todavía encierra muchas controversias.

Dr. ¿Qué opina de los implantes mamarios recubiertos de poliuretano? Su utilización puede tener alguna complicación?

Nosotros no los utilizamos, y las pocas experiencias que tenemos con ellos se refieren a pacientes intervenidas con estos implantes que acuden a nuestro centro con contracturas capsulares muy intensas y de solución posible pero no sencilla.

Dr. por experiencia sabemos que dos son los motivos principales de descontento en la mujer que se aumenta el pecho: el tamaño y la separación. ¿Cómo se elige el tamaño ideal? ¿Por qué no se puede conseguir siempre que el pecho quede junto?

La elección del implante debe basarse en las proporciones de la paciente y en las dimensiones de su tórax y nuestro sistema de selección de prótesis sigue estas premisas. Dentro de lo proporcionado existen diferentes alternativas de volumen y la paciente puede escoger desde un aumento discreto hasta uno más “contundente” o generoso o bien algo intermedio. La clave para elegir bien el volumen que quiere una paciente es la comunicación con su cirujano; las pruebas de volumen (simulaciones con implantes) también son útiles, pero es muy importante una buena comunicación para que el cirujano entienda bien cuál es la mama que quiere cada paciente.

En cuanto a la separación entre las mamas la paciente debe saber que el implante debe estar centrado en el pezón, es decir, si trazamos una línea imaginaria que divida la mama en dos y pase por el pezon,la prótesis tiene que colocarse de forma que esa línea la divida en dos mitades exactas. Si nos empeñamos en colocar la prótesis más medial (hacia el centro) lo que haremos será alterar la orientación lateral de los pezones, es decir, los pondremos mirando hacia fuera. Por tanto, la forma de reducir el espacio intermamario es escogiendo implantes mas anchos, pero cuanto más anchos más volumen y además llega un momento en el que la porción lateral de la mama aumenta demasiado y la paciente se toca la mama con el brazo lo cual es muy incómodo…y ahí está el límite.

Yo siempre digo a mis pacientes que el espacio intermamario siempre es menor después de una aumento pero hay que tener en cuenta el punto de partida. De nuevo una buena comunicación es esencial para evitar sorpresas desagradables en el postoperatorio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...